Charles Spurgeon // Jacob y Esaú

Charles Haddon Spurgeon fue un pastor bautista británico. A lo largo de su vida, Spurgeon evangelizó alrededor de 10 millones de personas? y a menudo predicaba 10 veces a la semana en distintos lugares.

Charles Spurgeon, también conocido como el príncipe de los predicadores, es uno de los predicadores que más han influenciado a los cristianos hasta el día de hoy.

Algunas de sus frases

-Nunca, nunca estamos en peligro de ser tan orgulloso como cuando creemos que somos humildes.

-Si un hombre es capaz de predicar sermones sin Cristo, no te hagas daño a ti mismo escuchándolo.

-Nadie puede hacer tanto daño a la iglesia de Dios como el hombre que está dentro de sus paredes, pero no dentro de su vida.

-La moralidad puede mantenerte fuera de la cárcel pero solo la sangre de Jesús puede mantenerte fuera del infierno.

-Antes de que se ponga el sol, piensa en algún acto que lleve a la conversión de alguna persona y ejecútalo con todas tus fuerzas.

-Discernimiento no es saber la diferencia entre lo bueno y lo malo. Es saber la diferencia entre lo bueno y lo casi bueno.

-No fuiste salvo que vayas al cielo solo. Fuiste salvado para que lleves a otras personas allí contigo.

-No existe un pecado que el cristiano no pueda vencer si descansa en Dios para hacerlo.

-Cada vez que escuche a un hombre que se alabe diciendo que es santo, recuerde que un buen perfume no necesita anunciarse.

-Donde la Biblia hace silencio, tú también has silencio.

-Las ovejas pueden caer en el lodo; pero sólo los cerdos se revuelcan en él.

-El cristiano es el hombre más contento en el mundo, pero es el menos contento con el mundo.

-Creer en la idea de un Dios es una cosa, pero creerle a Dios es otra muy diferente.

-Mientras más conozcas a Cristo, menos estarás satisfecho con vistas superficiales de Él.

-Yo peco como un hombre pero Él perdona como un Dios.

-Una vida sin oración es una vida sin Cristo.

-Nadie está tan seguro como aquel quien Dios guarda; nadie está en tal peligro como aquel que se guarda a sí mismo.

-La sinceridad hace a la menor de las personas más valiosa que el hipócrita más talentoso.

-Cuando yo deje de predicar la salvación por fe en Jesús, ponganme en un manicomio, porque pueden estar seguros que mi mente se ha ido.

-El orgullo es la red del diablo con la que él atrapa más peces que con ninguna otra, exceptuando la procrastinación.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE